Estamos a punto de comenzar la Semana Santa y tengo una revolución por dentro. Por un lado (como siempre) no me siento preparado para vivir esta semana como se debe. No dejo de pensar en aquellos que andan en misiones u preguntarme ¿Qué estoy haciendo yo? Por otro lado, aun no he podido ponerme a escribir. Ha sido muy complicado en estos días pues mis hijos demandan mucho tiempo y energía. Bueno, creo que mi mejor opción es ser dócil a la voluntad de Dios y antes que quejarme por algo debo evaluar la lista de lo que tengo que agradecer.

View on Path

De nuevo

Como cada año (tono sarcástico) comienzo de nuevo a escribir en mi blog. Bueno, ahora que pronto dejaré de usar facebook esto tiene más sentido. ¡Bienvenidos! ¡No olviden visitar seguido este espacio!