Estamos a punto de comenzar la Semana Santa y tengo una revolución por dentro. Por un lado (como siempre) no me siento preparado para vivir esta semana como se debe. No dejo de pensar en aquellos que andan en misiones u preguntarme ¿Qué estoy haciendo yo? Por otro lado, aun no he podido ponerme a escribir. Ha sido muy complicado en estos días pues mis hijos demandan mucho tiempo y energía. Bueno, creo que mi mejor opción es ser dócil a la voluntad de Dios y antes que quejarme por algo debo evaluar la lista de lo que tengo que agradecer.

View on Path

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s